Ricardo Manzanilla Ramos, (Richard Le Manz), manchego de nacimiento y leones de adopción,, con formación en Ingeniería Industrial e Investigación del automóvil, amante de los viajes, la naturaleza y en constante formación.

Viajero y aventurero antes que fotógrafo, su primer contacto con la fotografía fue en 2013 a través de la Asociación de fotógrafos de León (Focus). Con amplia formación autodidacta he influenciado por Ansell Adams, Sebastiao Salgado, Isabel Muñoz y Chema Madoz, el recorrido de Richard Le Manz es corto, pero su irrupción en la escena artística esta impregnada de la rápida evolución de su aprendizaje y de su creación, buscando siempre nuevos puntos de vista, nuevas formas de expresión para transmitir sus ideas e inquietudes.

Inicia su trabajo a través de su faceta viajera, montañera y de amor por la naturaleza, contador de historias y transmisor de sueños. Gran conocedor del entorno natural de su León adoptivo, de la montaña y sus parajes, viajero incansable por más de 30 países del mundo siempre en busca de nuevas experiencias y de los más extraordinarios e imponentes paisajes del planeta, entiende la fotografía como medio para trasmitir la belleza, las sensaciones, el olor, el sonido y hasta el estado de ánimo que nos lleva a esa imagen. Apasionado de la montaña, del mundo natural, de la libertad y conexión que proporciona el contacto con el mismo.

Su compromiso social, impulsa su primer proyecto fotográfico, uniendo la solidaridad y la fotografía en la ayuda a Nepal después del terremoto de 2015. El proyecto "Nepal Will Rise Again" es una realidad que continua su andadura con eventos y exposiciones recaudando fondos para el país del Himalaya. 

Comprendiendo la fotografía no solo como una actividad artística, es una experiencia vital, un medio de liberación para trasmitir ideas; y para esta faceta es esencial la creatividad. Compartiendo la reflexión del maestro Ansell Adams, no haces las fotografías con la cámara, las haces con todas tus vivencias, con tus inquietudes y con tu alma.

El artista construye en su imaginación imágenes que trasladan al espectador a un complejo mundo de subjetividades y emociones. Se muestra más interesado en la sugerencia, en la idea, en lo oculto, en lo que va más allá de la fotografía. Nuevas ideas, nuevos puntos de vista, nuevas reflexiones, buscando armonía y esa parte intangible del arte a través de la simplicidad, composición y belleza física de los elementos.

Richard ha sido galardonado en su corta andadura con varios premios nacionales e internacionales. También su trabajo aparece y es noticia con asiduidad en numerosos medios y revistas.

En este momento el artista trabaja y expone su proyecto "Hábitat, más allá de la fotografía" donde se une el conocimiento del mundo del automóvil y la reflexión sobre la sostenibilidad a través de construcciones objtuales de gran potencia plástica, en la que se utilizan los elementos internos del motor de explosión. Se elabora una especie de escultura objeto con estos elementos, despojándolos de su utilidad en inicial en el motor, descontextualizándolo y dotándolo de un nuevo significado. Este trabajo nos remite a algunos de sus referentes, como las metáforas visuales de Chema Madoz o la tradición del "objete troubé" o readymade de Man Ray y Duchamp.